El cambio en la rutina de maquillaje después de los 35 años

La rutina de maquillaje, es algo que debe irse adaptando a la edad que alcanzamos. A medida que traspasamos la barrera de los 30 años, la piel comienza a perder elasticidad y colágeno, debido a causas naturales. Todo el trato que le dimos a nuestro rostro, a lo largo de la vida, empezará a notarse de forma significativa. Es por ello, que una vez llegamos a los 35 años, es momento de hacer un cambio.

El objetivo es darle al cutis mayor naturalidad y juventud, durante más tiempo. A los 35 años de edad, una persona es joven aún, dependiendo de los cuidados que se proporcionó en los años anteriores. Aunque, nunca es tarde para empezar a cuidarse de manera correcta.

A continuación, veamos algunos consejos importantes para adaptar la rutina de maquillaje después de los 35 años.

¿Qué cambios introducir en la rutina de maquillaje después de los 35 años?

Estos son algunos de los cambios sugeridos, que deben introducirse en tu rutina de maquillaje después de alcanzar los 35 años. El objetivo es mantener la naturalidad de la piel, embellecer las partes que lo requieran y mantener el rostro firme por más años.

En la nueva rutina de maquillaje: evita las bases de maquillaje en polvo

Cuando la producción de grasa se ralentiza en la piel madura, los signos visibles del envejecimiento de la piel, como la sequedad, las líneas de expresión y la baja hidratación, pueden empezar a aparecer en el rostro.

La propia naturaleza de los polvos es cubrir y matificar la piel. Sin embargo, cuando la piel ya está seca por la edad, usar polvos solo resecará aún más. Uno de los cambios en la rutina de maquillaje, consiste en reemplazar los polvos y en su lugar prueba a utilizar un spray fijador, que también dará a tu piel un buen trago mientras mantiene el maquillaje fresco en el rostro.

Cambia la base de maquillaje líquida por una crema hidratante con color

A medida que la piel empieza a secarse y aparecen más líneas de expresión, la base de maquillaje líquida, por muy buena que sea la marca, no puede ocultar el proceso de envejecimiento y puede incluso empeorarlo.

La piel joven siempre tiene un aspecto suave, húmedo y luminoso. Prueba a utilizar una crema hidratante con color o una crema CC+, que es un revolucionario corrector, base de maquillaje e hidratante, todo en uno. La piel quedará más hidratada y joven.

Lo mejor son los iluminadores y coloretes líquidos

Este es uno de los cambios en la rutina de maquillaje, más significativos. Al igual que ocurre con las bases de maquillaje en polvo, el uso de iluminadores y coloretes en polvo en pieles más maduras la dejará con un aspecto seco. Para conseguir un aspecto más juvenil, utiliza productos de base líquida, que crean un brillo en la piel y no la resecan.

Como un relleno, los productos de maquillaje líquido rellenan las líneas de expresión en lugar de simplemente pasar un pincel por encima de las mismas, como los polvos, que acaban por desprenderse de la piel.

Related Posts