Los tonos rosa y dorado del maquillaje

Conseguir un maquillaje estroboscópico perfecto requiere la colocación y la dosificación correcta de tu iluminador. Es este caso, es necesario elegir el tono que más resalte tu tez, para que el resultado siga siendo fresco y natural.

El maquillaje estroboscópico consiste en el uso de la luminosidad para enfatizar las zonas altas del rostro y oscurecer otras partes. Asimismo, este maquillaje permite dar luz a las partes de la cara que te importan que sobresalgan, pero de una forma casi extravagante.

Los tonos rosa y dorado del maquillaje estroboscópico

En el maquillaje estroboscópico para despertar la calidez de las pieles más oscuras y hacer que parezca bronceada o recién llegada de unas vacaciones al sol, los pigmentos dorados son los ideales. Estos se mezclarán perfectamente y realzarán un bronceado natural. Para lograrlo es importante, colocar los puntos de luz en zonas estratégicas del rostro.

En cambio, el maquillaje estroboscópico rosado es para pieles más claras o tez de porcelana. Los tonos de piel blancos y muy blancos son los que mejor combinan con los tonos rosados, ya sea colorete o strobing. Para despertar los pómulos, hay que acentuar el puente de la nariz, exagerar el borde de la boca y agrandar los ojos.

Las pautas anteriores son perfectas para un look de maquillaje de día, o un maquillaje sobrio de noche. Pero nada impide romper las reglas para conseguir un look original.

Pero si quieres ser audaz, sé audaz hasta el final. Si eliges utilizar un iluminador rosado sobre una piel bronceada o un strobing dorado sobre un rostro pálido, exagera. El resultado será intenso, digno de un maquillaje estroboscópico artístico, y sin duda te dará mucha confianza.

Entérate de todas las novedades de la industria del maquillaje, consejos y técnicas en Osyley.com.

Related Posts