contorno

El contorno es una técnica de maquillaje utilizada para resaltar o disminuir algunas zonas de tu rostro, como, por ejemplo: la nariz, la barbilla, frente, pómulos, mandíbula y otras partes del rostro.

Si se hace bien, los resultados son tan increíbles que puedes resaltar todos los atributos de tu cara, e incluso mejorarlas.

En cambio, si no te tomas el tiempo para hacer un buen trabajo, puedes perjudicar hasta la forma de tu rostro, teniendo resultados totalmente negativos.

Evita estos errores al momento de contornear tu rostro:

Utilizar el contorno incorrecto:

Este es uno de los errores más comunes al momento de contornear tu rostro. Lo más recomendable es seleccionar entre uno o dos tonos más oscuros que la tez de tu piel, para perfilar las facciones correctamente.

Toma en cuenta que los colores fuertes generan sensación de profundidad, mientras que los colores claros y brillantes dan volumen.

No considerar el tipo de piel:

Cada producto está hecho para un tipo de piel, no todos los productos son para ti. Si tu piel es grasa, lo más recomendable para ti son los productos en polvo. En cambio, si tu cutis es seco o mixto, puedes utilizar productos en crema ya que ayudas a nutrirla.

Usar la misma brocha:

Existe una gama muy amplia de brochas por una razón, y es cada una de ellas tiene una función. Asegúrate de tener al menos dos brochas solo para el contouring. Con una de ellas aplicarás el producto y con una más suave vas a difuminar el producto.

Sin embargo, cuando el producto viene en crema, lo mejor es utilizar una esponja para que la piel pueda absorber mejor el producto.

Related Posts