Maquillaje

Maquillaje con colores fluorescentes

Amigas los maquillajes naturales son tendencia en estos momentos, incluso el maquillarte tratando de aplicar trucos donde lo imperceptible del maquillaje sea lo que brille.

Pero, a mi en particular, me gusta destacar con mi maquillaje. Cuando salgo a un sitio nocturno me gusta usar vestidos brillantes, zapatos altos y así destacar para pasármela bien. Y soy de esas chicas atrevidas que en estas ocasiones los colores fluorescentes son una opción para mi, eso si sabiendo como sacarle provecho y que se vean favorecedores.

Estos colores tienen a su favor que son tonos muy vivos y llamativos, con los que es fácil conseguir un look fresco que atraiga las miradas.

En su contra, que pecan de estridentes, son difíciles de usar con gusto, y bueno, podemos llamar la atención pero por todos los motivos equivocados. Así que los tonos flúor siempre han sido un poco polémicos, de aquí que saber como usarlos es básico.

Para pieles muy blancas es mejor optar por las tonalidades pastel fluor (por ejemplo, melocotón), mientras que para las pieles bronceadas u oscuras son más apropiados los tonos neón en mate (por ejemplo, naranja).

En el caso de los ojos hay que ser más cuidadosos con este tipo de tonos, para evitar excesos y efectos no deseados. En este sentido, las que más fácil lo tienen son las de ojos azules y verdes claro, porque pueden usar casi cualquier tono atrevido en la totalidad del párpado móvil, incluso jugando con divertidos degradados.

Para el resto, mejor dejarlo en sutiles toques de color a modo de eyeliner o sobre el extremo interno del párpado móvil fusionados con la sombra base predominante (marrón, gris, negra, morado oscuro).

También se puede aplicar como color intermedio entre la base y el que va justo debajo de las cejas, difuminando la transición entre los tres tonos. Este efecto queda especialmente llamativo con los smokey eyes. Los colores que más favorecerán a ojos oscuros: fucsia, melocotón, morados, verdes y amarillos.

Que tal todo un atrevimiento, pero las aventuras si se saben vivir dejan buenas sensaciones. Te atreves?