Belleza Externa

La exfoliación es beneficiosa y útil para nuestra piel ¿Será verdad?

Partamos en primer lugar que cualquier técnica exfoliante, sea con crema, con toalla o con máquina, debe aplicarse con cuidado. Queremos es mejorar la textura de la piel, pero con una exfoliación inadecuada o excesiva lograremos el efecto contrario.

Exfoliar la piel ayuda a la regeneración celular de la piel tras retirar la acumulación de células muertas, limpia poros e impurezas y, gracias a este sencillo gesto, la piel está preparada para recibir y absorber cualquier principio activo que se le aplique a continuación.

¿El resultado? El cutis se vuelve más aterciopleado, recupera su brillo y flexibilidad y se suavizan cicatrices y marcas. Por eso es vital complementar la limpieza, hidratación y protección del rostro con una exfoliación semanal para lograr un cutis perfecto. Sí, has oído bien: ¡semanal!

Si optas por tratamientos dermatologico como dermaplaning, estos deberán espaciarse entre tres o seis meses en cada sección, tu medico sera el indicado en indicarte el tiempo.

Exfoliar tu piel, lo puedes hacer casa con productos caseros o algún producto de farmacia especializado para ello. Hacerlo es muy fácil con masajes, de intensidad ligera pero constantes en movimiento. Sin ser brusca ni abrasiva. Solo consiente tu piel con delicadeza.