General

Aguas florales: ¿qué son? ¿Y como prepararlas?

El agua floral o hidrolatos es un líquido 100% natural, con un aroma exquisito, que ofrece todas las propiedades de la planta a la piel. Sus aplicaciones en el ámbito cosmético son muy amplias: loción desmaquillante, bruma refrescante, perfume, tónico casero, etc.

Cómo preparar agua floral casera paso a paso

Si quieres aprovechar todos los usos cosméticos de las aguas florales, te interesará saber que se pueden preparar en casa de forma rápida y sencilla. Los pasos a seguir son los siguientes:

Recolectar las flores

  • Recolectar las flores que se van a utilizar para hacer las aguas florales. En función de cuál vaya a ser su aplicación pueden ser unas u otras. Por ejemplo, si los hidrolatos se van a utilizar para calmar el acné, lo mejor es optar por las flores de manzanilla ya que tienen propiedades antisépticas y calmantes. En cambio, si van a ser utilizados para perfumar el hogar, el jazmín o la lavanda son opciones estupendas.

Poner en un bol de cristal y se lavan con abundante agua tibia

  • Poner en un bol de cristal y se lavan con abundante agua tibia. Hay que hacerlo con cuidado para que las flores se rompan, evitando aplicar agua a gran presión. Luego, se dejan escurrir en un colador para que suelten el agua.

Coloca en una botella o bote de cristal y se añaden agua destilada

  • Una vez los pétalos de las flores estén secos, se colocan en una botella o bote de cristal de tamaño grande y se añaden 300 ml de agua destilada. Se remueve muy bien con una cuchara de madera para que no pierdan sus propiedades y se cierra el frasco herméticamente. Luego, se deja reposar en una zona oscura, tapado con un trapo oscuro.

Añade 300 ml de alcohol de farmacia y 50 gotas de aceite esencial

  • Una vez hayan transcurrido 24 horas, se abre el frasco y se añaden 300 ml de alcohol de farmacia y 50 gotas de aceite esencial. Se vuelven a mezclar todos los ingredientes y se cierra el frasco. Se tiene que dejar de nuevo en un lugar oscuro, esta vez durante 72 horas.

Se cuela con un colador

  • Cuando haya transcurrido el tiempo, se cuela con un colador y, a continuación, utilizando un embudo, se introduce el agua en un frasco de vidrio más pequeño con pulverizador.

Condiciones de frasco

  • Lo mejor es que el frasco en el que se van a guardar las aguas florales de forma definitiva sea de color oscuro. De este modo el aroma se conservará mucho mejor.
  • Lo más recomendable es almacenar este frasco en un lugar seco y oscuro, alejado de fuentes de calor como radiadores.

Elaborar hidrolatos caseros es muy sencillo y sus beneficios son muy amplios. En función del uso que se les vaya a dar a las aguas florales, se pueden preparar varios frascos con diferentes flores y almacenarlos para diferentes ocasiones.